Saltar al contenido

EVANGELIZACIÓN VERSUS MILITANCIA

Plan Diocesano de Evangelización

Evangelización versus militancia. Foto de Monseñor Carlos Osoro, cardenal arzobispo de Madrid
Evangelización versus militancia

Evangelización versus militancia. En el seno del llamado Plan Diocesano de Evangelización, la archidiócesis de Madrid ha organizado unas reuniones periódicas. Estas reuniones tienen una curiosa estructura. Los participantes reciben por correo electrónico y con bastante antelación una especie de encuesta. Dicha encuesta versa fundamentalmente sobre la pastoral parroquial. La dinámica es, al menos en la letra, la de la Lectio divina. En este contexto, la encuesta –cuyas respuestas ya ha reflexionado cada uno en su casa- se responde de forma colectiva.

La Lectio divina

Digamos en primer lugar que la Lectio divina Dibujo que representa la Lectio Divina con sus cuatro brazos: Lectio, meditatio, oratio, contemplatio. es una antigua y muy provechosa forma de oración. Usada durante siglos en los monasterios, ha sido redescubierta hace algunos años sobre todo en América Latina.

 

Lo que no es la Lectio divina

Cuadro que representa a san Benito de pie y con una pluma en la mano como interrumpido en su tarea de escribir
San Benito

La cuestión está en que la Lectio divina es un método de oración, no una dinámica de grupos. Por consiguiente, lo que se precisa no es un buen “animador”, sino alguien que haya tenido la experiencia espiritual. Y que crea en ella.

Cuando esta oración tiene lugar con un grupo de fieles, es costumbre que se realicen algunas preguntas. Estas preguntas ayudan en especial a personas poco habituadas a esta forma de oración. Un pequeño cuestionario ayuda a centrar la imaginación para no irse por las ramas. Sin embargo, las preguntas nunca pueden tener como finalidad substituir la oración de cada uno. El momento final o contemplación debe de ser espontáneo y fruto de la oración precedente. En ningún caso la "acción" puede venir inducida de modo artificial y  mucho menos desde fuera.

Cómo la lectio divina  puede enriquecer la fe de la Iglesia

En Brasil tuve esta experiencia, que era -además- itinerante. Algunas personas dirigían la oración que se realizaba en la casa de quien nos invitaba. Cada día en un hogar diferente. El compromiso del anfitrión era el de invitar a sus vecinos. De esta forma se hacía una pastoral no ya con las personas que habitualmente iban a la iglesia, sino también con otros que nunca hubieran ido a la parroquia y que, de este modo, tenían la oportunidad de descubrir la Palabra de Dios. La lectura era elegida en función de las circunstancias, pero las respuestas no venían dadas de antemano. Algunas veces no salía nada y otras te estremecías al ver la acción del Espíritu y comprobar hasta qué punto es cierto que: “donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” (Mt 18,20).

Evangelización versus militancia

En la Diócesis de Madrid, algunas personas están confusas porque la encuesta les parece un añadido fuera de lugar en el contexto de la Lectio divina. Dado el estilo tan profesional que tiene la propuesta, no parece lógico suponer que se trate de una inadvertida incoherencia. Parece más bien una “ayuda extra” al Espíritu Santo, por si se le ocurre sugerir algo que no entre dentro de los objetivos que sin duda están en el origen de todas estas actividades.

Fotografía en la que aparece una multitud en la que no se distingue nada. Corresponde a la JMJ que tuvo lugar en Madrid en el 2011Ahora bien, cuando los objetivos de una determinada pastoral vienen marcados de antemano al modo en que por ejemplo un profesor puede marcar los de su materia o un empresario su plan de ventas, puede que los objetivos materiales (militancia) se consigan, pero la evangelización es otra cosa. Evangelización versus militancia.

Los documentos para el Plan Diocesano de Evangelización

Presento a la consideración de los lectores los primeros documentos emanados de la Diócesis para la realización de dicho PDE.

El cuaderno animador

Evangelización versus militancia. Portada de un folleto titulado: Plan Diocesano de Evangelización 2015-2018. El animador del grupo del PDEEn primer lugar tenemos el CUADERNO ANIMADOR, extenso folleto en el que se detalla el "perfil" que se espera del "animador". En dicho cuaderno se describe al perfecto moderador y se añade: “a ser posible, estar familiarizado con la metodología de la Lectio divina”. Este requisito no es imprescindible. Es decir, que un buen presentador de televisión o un buen profesor serían sujetos ideales para el puesto. De la fe, las costumbres o el compromiso cristiano no se dice ni una palabra. Evangelización versus militancia.

El Cuestionario Núcleo 1 PDE

Preguntas en las que Cristo está ausente

En segundo lugar tenemos el Cuestionario Núcleo 1 PDE. Que nadie espere en él preguntas tales como: “de 0 a 10, ¿cómo valorarías el lugar que ocupa Cristo en tu vida?”. En lugar de eso, aparece una serie de puntos en los que se pregunta por tu “grado de desánimo”. ¿Desánimo frente a la falta de fe o de práctica cristiana en nuestra sociedad? En modo alguno. El grado de desánimo es frente a las actividades pastorales de la parroquia. Grado de desánimo, es decir, que “0” significa que todo lo que se hace en tu parroquia te parece genial y “10” significa que te parece que lo que se está haciendo no sirve para nada.

La mejor defensa es un buen ataque

Evangelización versus militancia. Chiste que representa a un individuo bajo un paraguas abierto. En la calle no llueve, pero sí que lo hace debajo del paraguasNo se pregunta por la opinión que te merece la pastoral parroquial. La pregunta es por el "grado de desánimo", dejando de este modo zanjada cualquier crítica que pudiera surgir. El grado de desánimo es algo totalmente subjetivo, el desánimo nace de tu interior, no tiene nada que ver con la realidad objetiva. Así pues, si tú criticas el modo en el que se lleva a cabo la pastoral de tu parroquia, el problema lo tienes tú (y es culpa tuya). Evangelización versus militancia.

Preguntas abiertas para cuestiones irrelevantes

En los primeros apartados, las preguntas son totalmente cerradas y no se da ninguna opción a hacer la más mínima sugerencia. Es al final, y ante cuestiones totalmente irrelevantes, donde se piden sugerencias. Se trata sobre todo de las diversas cuestaciones que suelen tener lugar en las diócesis. Pero también hay otras cuestiones un tanto desconcertantes. Por ejemplo, se piden sugerencias sobre “La Fiesta de Nuestra Señora de la Almudena”. Mientras las primeras preguntas eran totalmente cerradas, aquí la pregunta es tan abierta que resulta difícil saber acerca de qué se están pidiendo sugerencias. ¿Cambiar la fecha?, ¿cambiar la hora de la misa…? Porque no quiero pensar que el Obispo de Madrid esté pidiendo sugerencias para atraer a los turistas a base de borracheras como hacen en otros lugares para “honrar” –así lo llaman- a sus respectivos patronos.

El Cuaderno de trabajo Núcleo 2

Evangelización versus militancia. Dibujo que representa una enorme tela de araña en forma de madeja junto a una araña también enorme. Dentro de la tela de araña hay un hombre y una mujer junto con un perro. Fuera un hombre corre a refugiarse en la tela de araña, mientras los de dentro le dicen: "¡Bienvenido al nido!"
Evangelización versus militancia

En fin, en el Cuaderno Trabajo Núcleo 2 se nos presenta como tema de oración, reflexión más bien, el texto de Hechos 17,16-34 donde se nos muestra a san Pablo hablando en el Areópago y aprovechando la oportunidad que se le presenta para hablar de Cristo al ver un altar dedicado “al dios desconocido”. Las preguntas son tan concretas que no dejan opción a responder sino lo que tiene previsto el autor de dicho cuaderno. El texto es tan claro que las preguntas en lugar de abrir, cierran y en lugar de ayudar, estorban. Son tan prolijas, que las respuestas difícilmente surgirán de la oración comunitaria o de la experiencia profunda de los presentes, sino más bien de lo que sea percibido por estos como la “respuesta correcta”.

¿Más Cristo o más control de la jerarquía sobre los laicos?

Fotografía del interior de una iglesia abandonada y casi en ruinasAsí pues, ante la indiferencia general de la sociedad española frente a la Iglesia, la “Evangelización” no es vista por nuestra jerarquía como una vuelta a Cristo de todos -en primer lugar de los que pretenden estar más cerca (Mc 9,35)-, sino como el promover un sentimiento de pertenencia más parecido al ingreso en un club o en un partido político que una adhesión personal a Cristo.

"Convertíos y creed en el Evangelio" (Mc 1,15). Convertíos, vosotros. Todos. Volveos a Cristo, que eso es creer en el Evangelio. No hay evangelización sin conversión y no hay evangelizador que no necesite de esa misma conversión que predica. La evangelización es una llamada que comienza por uno mismo a vivir la vida de Cristo desde el humilde reconocimiento de nuestra realidad pecadora, pero fijos los ojos en Aquél que hace Nuevas todas las cosas. Convertirse es volverse hacia Dios y nadie tiene más necesidad de conversión que aquél que desea convertir a los demás, pues nadie da lo que no tiene. Y, como Cristo es el único que salva, el evangelizador debe ser como un nuevo Juan el Bautista, siempre dispuesto a disminuir para que Él crezca (Jn 3,30).

3 comentarios en “EVANGELIZACIÓN VERSUS MILITANCIA

  1. Pingback: P Juan Manuel Garcia-Lomas SJ. Sacerdote que no pretendía ocupar el lugar de Cristo. Justamente por eso pudo ser para mí vehículo eficaz de su Gracia.

  2. Pingback: SI LA SAL SE VUELVE SOSA... - Ubi es Domine ¿Dónde estás Señor?

  3. Pingback: Si la sal se vuelve sosa. Ubiesdomine.¿Dónde estás Señor? "Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente" (Mt 5,13). Ubiesdomine. ¿Dónd

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *