Saltar al contenido

La eucaristía es celebración y vida. Foto de la portada del libro: La Eucaristía. Origen, doctrina, celebración y vida (portada del libro)
La Eucaristía. Origen, doctrina, celebración y vida. Descargar libro pdf (gratis)

Durante muchos años la eucaristía fue vista como santo y seña, lo que caracterizaba al católico como tal. Hoy, el péndulo ha oscilado al extremo opuesto, como si el ser cristiano no tuviera nada que ver con el ir o no ir a misa.

"Oír misa"

Más aún, la expresión oír misa cobró carta de ciudadanía. Este carácter meramente auditivo de la eucaristía perdura aún hoy entre muchos cristianos. Así pues, tanto los que asisten regularmente como los que dejaron de hacerlo suelen aludir casi exclusivamente a este aspecto. Los unos para afirmar el beneficio de escuchar las sabias palabras del presbítero. Los otros para negar que, del hecho de escuchar un sermón, puedan seguirse dichos beneficios espirituales o morales. Estos últimos no suelen entrar en valoraciones concretas. Esto confirma algo que ya cabía sospechar, a saber: que, si bien los contenidos y las formas verbales son importantes, lo fundamental de la crisis actual hay que buscado en otra parte.

Si lo importante de la eucaristía fuese la homilía, entonces podría sustituirse ventajosamente por un buen libro. Más aún, pretender que la persona puede cambiar con solo querer es sencillamente falso.

Conferencia. Dibujo en el que aparece un conferenciante ante su públicoDe nada sirve que nos digan lo que está bien y lo que está mal. Las costumbres se cambian por el contacto y el ejemplo, no por lo que a uno le digan. Pero los cristianos sabemos que hay algo más: cambiar a mejor siempre es posible bajo ciertas condiciones, pero ser cristianos es otra cosa. 

Ser cristianos es ser transformados en otros cristos y esto no puede ser sino un regalo del propio Cristo. Ser otros cristos no es cumplir con una serie de preceptos. Tampoco es alcanzar una perfección imposible al ser humano. Más bien tiene que ver con una forma de experimentar la vida, de percibirnos a nosotros mismos y a los otros. Es ese «nacer de nuevo» (cf. Jn 3) que te hace sentir las cosas de un modo radicalmente diferente.

La Eucaristía es celebración y vida

Es en este contexto en el que tiene sentido la eucaristía. Porque participar de una eucaristía no es asistir a un espectáculo, a una conferencia, a un concierto, ni tampoco a una charla espiritual.

Participar en la eucaristía es concelebrar. Se acostumbra a llamar concelebración cuando la eucaristía es presidida por varios presbíteros, pero en rigor -y puesto que la eucaristía es una celebración- todos concelebramos, porque no concelebrar sería no celebrar, no participar en la celebración. Y participar en la celebración es en primer lugar reunimos en nombre de Cristo. A lo largo de la celebración, la presencia de Cristo se expresará de diversas formas, cuyo objeto final es la unión de los cristianos con Cristo y entre sí.

Foto: niños en claseConfundir esto con la mera transmisión de una enseñanza moral es un empobrecimiento que han llevado consigo unas eucaristías en las que los presbíteros suprimen todo aquello que pueda parecer una complicación innecesaria -con un sentido pragmático y meramente jurídico que hace imposible imaginar siquiera que aquello pueda ser ni de lejos una celebración- y en las que los fieles no quitan ojo del reloj, dejando entender bien a las claras que, si se trata de cumplir con una obligación, cuanto antes se termine, mucho mejor.

Y aquí acabamos de damos de bruces con dos cuestiones de la mayor importancia: lo que unos y otros entendemos por Iglesia, y lo que puede ser una ceremonia donde el sentido de celebración está ausente.

 

1

El tema que vamos a abordar en este artículo es el de la práctica religiosa y lo haremos desde diversas vertientes. Soy consciente de que, dado que me encuentro en España, mi visión no puede ser sino parcial. Por eso, y porque sé que recibo muchas visitas del mundo entero, especialmente de América latina, agradezco anticipadamente cualquier aportación que puedan hacer.

1. El abandono de la Iglesia y sus diversas formas

El sacrificio eucarístico. La práctica religiosa. Foto: Fieles en misaAl tratar del tema de la práctica religiosa, lo primero que nos encontramos son las estadísticas de un hecho incontrovertible: en muchos países tradicionalmente católicos, especialmente europeos, pero también latinoamericanos, la práctica religiosa está descendiendo. Y esto es especialmente preocupante porque este fenómeno se observa de manera especial entre los jóvenes. Preocupante sobre todo porque, a la vuelta de unos pocos años, habremos fallecido la mayoría de quienes todavía nos dejamos ver por las iglesias.

Los que han perdido la fe

Entre estos que han abandonado las prácticas religiosas, muchos directamente han perdido la fe o han abrazado otra. En estos casos no tiene sentido hablar de prácticas religiosas… aunque haya algunos que todavía –por las razones que sean- buscan determinados sacramentos para sí mismos o para sus hijos.

Por otra parte, en España, está aumentando el número de quienes apostatan oficialmente, la mayoría para no ser contabilizados como católicos, aunque puede haber otras razones. Sin embargo, a la mayoría no le merece la pena tomarse unas molestias de las que no van a obtener ningún beneficio.

Los "católicos no-practicantes"

Después están aquellos que se suelen llamar “católicos no-practicantes”. Hay que subrayar que son los propios sujetos quienes se autodenominan católicos y quienes afirman no practicar. No se trata de un término técnico, sino que viene de los propios interesados. Así pues, son ellos quienes tienen que llenar de contenido la expresión.

Por lo que respecta a la ausencia de práctica religiosa, podemos observar unos rasgos más o menos característicos. Cuando alguien dice ser no-practicante, normalmente quiere decir que hace mucho tiempo que no va a misa.

Por otra parte, esta incomparecencia en las misas dominicales suele ir acompañada por otras prácticas. Normalmente piden para sus hijos taEl sacrificio eucarístico. La práctica religiosa. Foto de iglesia abandonadanto el bautismo como la primera comunión. Pero también, actualmente, muchos jóvenes incluso se confirman, algo así como para despedirse de la Iglesia por la puerta grande. Por otra parte está la asistencia a aquellas celebraciones que constituyen un acto social ineludible: bautizos, primeras comuniones, bodas, funerales… Finalmente hay que mencionar las fiestas patronales que muchas veces son el delgado hilo del que la Iglesia puede tirar -al menos una vez al año- para no perder el contacto con estos católicos.

Por lo que respecta a qué entienden por ser católicos, en primer lugar –aunque no suelen explicitarlo y menos aún de esta forma- consideran católico a todo aquel que está bautizado en la Iglesia católica. Por lo demás, muchos te dicen abiertamente que por tradición familiar. Otros manifiestan una fe más o menos difusa: creen en “algo”, creen “por si acaso”. Finalmente, otros –sobre todo entre gente de una cierta edad- tienen una fe con mayor fundamento, pero no quieren saber absolutamente nada de la institución eclesial.

2. Una nueva forma de entender la práctica religiosa

Hablamos de personas que se consideran a sí mismas, no ya practicantes, sino incluso comprometidas. Se trata de personas que efectivamente tienen un compromiso eclesial visible y que, sin embargo, no valoran la Eucaristía. Más aún, ejercen una presión no pequeña contra aquellos católicos para quienes es importante.

Compromiso institucional

Existe entre los católicos actuales –y no se piense sólo ni principalmente en los más jóvenes- una corriente de opinión según la cual ser católico es estar "comprometidos". La celebración eucarística pasa a un segundo plano o incluso es prescindible. Por otra parte, ese compromiso está claramente definido como compromiso con una comunidad concreta (del tamaño o tipo que sea). De una manera muy similar a como sucede con el compromiso político. El compromiso sería entonces compromiso con un grupo concreto de personas, con la asistencia a unas reuniones, con el seguimiento de unas directrices y, en su caso, con unos trabajos realizados institucionalmente.

Comunidades cristianas

El compromiso es considerado de este modo como algo sobre todo visible y, por tanto, medible y cuantificable. Esto, sin embargo, hace que el compromiso con Cristo -que es el que de verdad importa- quede eclipsado porque lo que hay dentro de cada corazón no es medible ni cuantificable y porque el compromiso cristiano no puede limitarse a la acción realizada bajo los auspicios de la institución eclesial. La mayor parte de las obras realizadas por amor son invisibles más allá de los beneficiarios directos.

La eucaristía vista como algo secundario y prescindible

Por otra parte, es muy llamativo que personas con un compromiso incluso sacramental (léase presbíteros) se resistan en ocasiones a celebrar la eucaristía cuando están, por ejemplo, de vacaciones. Una excursión puede ser más importante (incluso en el caso de que ambas actividades no sean incompatibles).

En el tiempo que estuve en Brasil, tuve también ocasión de comprobar que muchos seminaristas –pudiendo elegir- preferían una celebración de la palabra antes que una Eucaristía. Más aún, no entendían la diferencia entre ambas, dado que en dichas celebraciones se repartía igualmente la comunión. La preferencia era justificada por la mayor libertad en el rito… y porque a ellas no asistían los formadores.

Causas del abandono de la práctica religiosa

A mi modo de ver, aquí está la clave para entender una parte muy fundamental de la actual desbandada general que se está dando en la Iglesia. Ciertamente hay factores ajenos a la Iglesia y sobre los cuales no parece posible influir. Pero la Iglesia está cometiendo la enorme torpeza de no darle la debida importancia a la liturgia, que es cumbre y fuente de la vida eclesial, al tiempo que tratan de atraerse a los jóvenes a base de entretenimientos que los jóvenes inteligentes saben buscarse por sí mismos.

Hay muchos estudios estadísticos que nos informan sobre los porcentajes de descenso en la práctica religiosa, muy pocos que vayan a las causas. Entre estos, podemos encontrar algún estudio sociológico o histórico. No he encontrado ninguno teológico.

¿Por qué no se valora hoy la eucaristía?

¿Por qué no se valora hoy la eucaristía? No hablo de aquellos que han perdido la fe –aunque nos podríamos preguntar qué fue antes, si el huevo o la gallina- sino de los muchos que aún rezan –aunque sea poco- y de los que todavía creen en Cristo –aunque lo manifiesten de forma puntual e incluso supersticiosa-. ¿Por qué? ¿Porque “las misas son un rollo”? No lo creo. Más rollo es la televisión y tiene un número creciente de “fieles”. Y, además, si las misas son "un rollo", ¿cómo es que todavía hay gente que se casa por la Iglesia... porque "es más bonito"? ¿En qué quedamos?

Sacerdote tocando la guitarraOtra cosa es que, si los que participamos en el sacrificio eucarístico resulta que estamos “de cuerpo presente”, pero no nos ofrecemos a nosotros mismos –y eso se nota más de lo que pensamos-. Si resulta que además vamos por obligación (obligación dominical u obligación “profesional”). No te digo nada si resulta que en realidad no nos creemos que Cristo esté ahí realmente presente. ¿Qué otra cosa podemos esperar, sino que a la gente –especialmente joven- aquello le parezca un bodrio? Si, además, la falta de fe tiene como consecuencia que la presencia del sacrificio de Cristo venga eclipsada por un protagonismo creciente del celebrante –en el mejor de los casos con una homilía de media hora- entonces ya el acabose.

La eucaristía. Dibujo de sacerdote preparándose para repartir la comuniónLa Eucaristía

Iniciamos hoy una serie de artículos sobre el Sacrificio eucarístico, que algunos prefieren llamar Eucaristía y otros Santa Misa. La elección del nombre suele ir acompañada de una determinada forma de concebir la celebración. Esto -que es legítimo- en ningún caso debería condicionar lo que es la fe de la Iglesia.

Los artículos irán numerados en el orden en que sean publicados. No irán numerados de forma sistemática como si se tratase de los capítulos de un tratado. Más bien irán respondiendo a cuestiones que hoy en día se plantean. Intentaremos ir de menos a más, comenzando por los aspectos más visibles y siguiendo por aquellos más dogmáticos. Sin que ello sea obstáculo para volver sobre otras cuestiones prácticas en cualquier momento.

Digamos también que, si alguien desea que se trate alguna cuestión específica, puede solicitarlo de forma pública en los comentarios o, también, privadamente a través del contacto.

3

Por tantos

Por tantos

La entrevista

El Sr. D. Fernando Giménez Barriocanal es Vicesecretario para Asuntos Económicos de la CEE (Conferencia Episcopal Española). La entrevista se llevó a cabo el 10 de junio de 2016 en el programa que lleva por título "El Cascabel". Este programa se emite en el canal de televisión 13tv, cuya propiedad la ostenta de forma mayoritaria la CEE. El Sr. Giménez no estaba en dicho programa a título privado. Estaba para presentar un libro en el que la Iglesia española rinde cuentas de su gestión económica.

El vídeo que aquí les presento es un fragmento que dura solamente 2 minutos, pues éste es el asunto que queremos tratar aquí. Quien desee escuchar la entrevista entera, puede verlo en: "Eficiencia en la gestión de la Iglesia con la "X" de la Renta"

Por tantos gastos inútiles que la Iglesia contribuye a generar

Y lo que el Sr. Giménez dice con claridad –mientras los periodistas presentes le corean- es que la Iglesia genera para el Estado español, es decir, para todos los españoles –sean creyentes o no- una riqueza que supone un porcentaje significativo del PIB. Concretamente el aspecto sacramental (bautizos, bodas, comuniones, etc.) genera medio punto del PIB y las fiestas un punto del PIB. A eso hay que añadir las actividades culturales con otros dos puntos. Todo eso, sumado, daría un 3,5% del PIB. Por tantos... millones de euros para la industria hotelera.

No habla aquí de los servicios que la Iglesia presta en el campo de la enseñanza o de la sanidad. De eso se habla más adelante. Aquí se habla de una riqueza en términos exclusivamente económicos. Sin embargo, se señala el carácter “cultural” de estos saraos. Entendemos que la palabra cultura está referida aquí a las tradiciones de nuestro pueblo. Sin embargo, no debería ser necesario recordar a nuestros pastores que su misión es transmitir la fe en Cristo, no colaborar a su descrédito. Por tantos... tablones y tantas cogorzas a la salud de la Iglesia.

Un estudio externo encargado por la CEE

Es importante subrayar que las afirmaciones del Sr. Giménez no son una desafortunada ocurrencia. Están avaladas por un estudio externo encargado a tal efecto por la propia CEE. Para que a nadie le quepa la menor duda de que las cifras se ajustan a la realidad. Nada más lejos de mi intención discutir la validez de estos datos. Está claro que la Iglesia genera un enorme negocio a su alrededor. Especialmente en el sector de la hostelería. Por tantos... restaurantes que viven gracias a la pastoral de la Iglesia.

La consideración que traigo hoy aquí no tiene nada que ver con las cifras económicas. La pregunta es otra y está en el nacimiento mismo de este blog. ¿Qué significa ser cristiano o/y pertenecer a la Iglesia católica? En este caso voy a analizar lo que todos ustedes han podido escuchar en el vídeo.

Y, para ello, hablaré de dos de los tres aspectos que señala el Sr. Giménez: las fiestas y los Sacramentos.

Las fiestas

San Fermín (por ejemplo)

Por tantos. Pamplona. Iglesia de san Lorenzo. Imagen de san Fermín en la capilla que lleva su nombreEmpezaré por lo que tiene una importancia secundaria desde el punto de vista de la fe. Las fiestas patronales. Ya que en el programa televisivo se mencionan expresamente las fiestas de san Fermín, nos centraremos en ellas. Que dichas fiestas tienen una fama considerable fuera de nuestras fronteras es algo fuera de toda duda. Que generen cuantiosas ganancias para la ciudad de Pamplona, es algo que cabe suponer, aunque ignoro las cifras. Ahora bien, qué tienen que ver estas fiestas con el cristianismo. Es algo que yo sugeriría como tesina de licenciatura. Puede tomar nota algún clérigo de esos que buscan un tema fácil para sacarse el título por la mínima.

¿De qué manera contribuye la celebración de san Fermín en la evangelización?

Dicha tesina podría comenzar por una encuesta. Realizada a pie de calle y en plenas fiestas patronales. La primera pregunta podría ser: ¿quién era san Fermín? Sin entrar en mucho detalle. A ver si alguien sabe, por ejemplo, en qué siglo vivió o qué tuvo su vida de extraordinario para que la Iglesia decidiera canonizarlo. Por cierto, que yo me acabo de enterar ahora mismo. No precisamente gracias a la televisión de los obispos, sino después de consultarlo en la inefable wikipedia. Porque, lo confieso, no tenía ni la más remota idea.

Por tantos. Fotografía de los encierros de los sanfermines. La imagen está tomada a la llegada a la plaza y se ve un montón de gente rodeando a los toros que no pueden avanzarAsí pues, desde órganos oficiales de la CEE manifiestan sin rubor sentirse muy orgullosos de que, gracias a su inestimable ayuda, cientos de miles de energúmenos inunden la ciudad de Pamplona. Visitas que tienen -muchas de ellas- el confesado objetivo de emborracharse.  Y también, si su economía se lo permite, asistir a las numerosas corridas de toros celebradas en "honor" de San Fermín.

El orgullo de nuestra Iglesia no reside en dar a conocer los méritos del santo en cuyo honor dicen celebrar estas bacanales. Ni siquiera en conseguir que alguna gente pise una iglesia –aunque sólo sea para no dormir en la calle-. No. El orgullo de nuestra Iglesia es que toda esa gente deje un montón de sus euros en la ciudad de Pamplona (básicamente en sus bares). Por tantos turistas y tantas horas de fiesta ininterrumpida.

Pero esto, que seguramente es lo más visible, es una fruslería si lo comparamos con lo que sucede con la segunda cuestión.

Los sacramentos

No entraré en el tema de las bodas. Es un hecho que, en todas las culturas y en todas las épocas, las bodas se han celebrado y se celebran con todo el boato que las familias han podido permitirse. Es sabido que mucha gente se casa por la Iglesia porque “es más bonito”. Sabemos también que, quienes así piensan, suelen invitar a más gente y organizar el mejor fiestón. Pero ésta es una cuestión con una larga tradición de la que habría mucho que hablar, pero que no es momento de discutir aquí. Aquí nos limitaremos a dar unas pequeñas pinceladas acerca de los llamados Sacramentos de Iniciación. Es decir: Bautismo, Confirmación y Eucaristía

No estoy diciendo que las celebraciones referidas a estos sacramentos –salvo seguramente las Confirmaciones- sean inapropiadas. Lo que estoy diciendo es que son un paripé que yo -hasta ahora- creía que la Iglesia simplemente toleraba como mal menor. Lo creía hasta que escuché las palabras del Sr. Giménez. Por tantos niños a los que se les hurta la mejor catequesis de la Eucaristía: la de la vida.

Como no tengo ninguna intención de realizar un estudio exhaustivo, me limitaré a decir cuatro cosas de las Primeras comuniones. Nada que no sepa todo el mundo.

Las primeras comuniones

Las primeras comuniones hace años

Cuando yo hice la Primera comunión, asistieron mis padres y algunos de mis tíos y primos. Fue por la mañana temprano y después nos fuimos todos a desayunar un chocolate, no recuerdo si fue con churros o con picatostes. No más de diez personas. En una terraza que, por supuesto, no habíamos reservado porque, además, era un día de diario. Yo llevaba un vestido precioso que le habían prestado a mi madre y del que guardo el único recuerdo de algunas fotos.

Les hablo de mi Primera comunión simplemente como testimonio de lo que era normal no hace tantos años. ¿A qué "cultura" o a qué "tradición" se refieren estos señores entonces? ¿Se puede llamar "tradición" a la transformación nada sutil de una fiesta religiosa y familiar Por tantos. Fotografía en la que aparece un restaurante preparado para una celebración de primeras comuniones. en un acontecimiento social señaladamente contradictorio?

Nada que ver lo "tradicional" con esos padres que tienen que pedir un préstamo para que sus hijos hagan su Primera … y última comunión. ¿Qué sentido tiene esto y por qué la Iglesia colabora activamente en una pastoral que se ha demostrado cuanto menos ineficaz? Por tantos niños que no vuelven a comulgar hasta el día de su boda.

Por tantos... sacrilegios

Cuando eres catequista de Primera comunión te das cuenta de que los padres te dejan a sus niños para que les des “clase” (así le llaman) durante tres años e incluso te dejan a los hijos en la misa de niños. Quiero decir que les dejan en la puerta y luego les vienen a buscar. Y tú preguntas a los niños y te das cuenta de que quienes de verdad están influyendo sobre ellos son sus padres (como debe ser) y lo que los padres les dicen. Y que no tienes nada que hacer. Pero a nadie parece importarle lo más mínimo. Más aún. Es posible incluso que algún niño no aparezca por catequesis … porque coincide con el entrenamiento de fútbol, y tampoco aparezca por la misa dominical, pero que eso no sea obstáculo para que el niño reciba la Primera comunión con el resto de sus compañeros.

Por otra parte ignoro en qué momento lo que hasta entonces era una fiesta privada y totalmente familiar se convirtió en una especie de boda. Ésta es la razón por la cual carezco de elementos de juicio para establecer la relación que sospecho existe entre la disminución de la fe y de la práctica religiosa con el aumento del gasto para celebrar no sé muy bien el qué. Por tantos que gastan lo que no tienen en celebrar lo que no saben.

Por tantos que no tienen para comer, mientras otros banquetean en nombre de Cristo

Lo que no puedo callar es que todo esto supone no sólo una utilización espuria de la Eucaristía, sino también una flagrante falta de comunión. Cosas ambas que, por cierto, no son sino expresiones distintas de una misma realidad.

¿Qué pasa -en estos tiempos de crisis- con aquellas familias que no pueden organizar a su hijo una fiesta equiparable a la del resto de sus compañeros? Es importante añadir que, dada la estructuración pseudoescolar de las primeras comuniones, dichos compañeros de Primera comunión serán también, seguramente, sus compañeros de clase... durante ese curso y los cursos venideros.

Comedores sociales en España (fotografía)
Comedores sociales en España

Esto recuerda mucho la situación que denunciaba san Pablo: «Cuando os reunís, pues, en común, eso ya no es comer la Cena del Señor; porque cada uno come primero su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se embriaga» (1 Cor 11,20-21).

Por tantos que hacen la vista gorda a sabiendas

Y, cuando pensaba que esa aparente indolencia de la Jerarquía eclesiástica se debía básicamente a una cierta manga ancha frente a una opción más rigorista que podría dejar fuera a alguna gente recuperable, entonces, queridos lectores, me entero de que esta supuesta permisividad no era tal. Entonces me entero de que la Jerarquía eclesiástica tiene entre sus misiones la de velar por el bienestar, también material, de los españoles, aunque no pertenezcan a su rebaño. ¿Qué sería, si no, de esos enormes salones para bodas, ahora que la gente ya no se casa?

Nulidad de la ordenación sacerdotal. Dibujo que representa un hombre sujetándose la cabeza con las manos en gesto desesperado y con tres signos de interrogación sobre la cabezaNo es una pregunta retórica ni mucho menos. Hace unos años, la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos promulgó unas normas para el proceso canónico de nulidad de la ordenación sacerdotal. Esto significa que, de la misma manera que un matrimonio puede ser nulo, también puede ser nula una ordenación sacerdotal.

No estoy hablando de aquellos casos en los cuales se haya dado una simulación del sacramento. Tampoco estoy hablando de los "curas secularizados", es decir, de aquellos sacerdotes que han perdido el estado clerical. Dichos sacerdotes continúan siéndolo de por vida (el orden sacerdotal imprime "carácter"), pero son liberados de todas las obligaciones y privados de todos los derechos inherentes al sacerdocio. Resumiendo: pueden casarse, tienen prohibido celebrar sacramentos y no están obligados a rezar la Liturgia de las Horas. En cualquier caso, esto no afecta al ejercicio del ministerio que hubiera tenido lugar con anterioridad a dicha pérdida del estado clerical y, por consiguiente, se trata de un asunto ajeno al tema que nos ocupa.

1.  Nulidad  de la ordenación sacerdotal. Una posibilidad nada remota

Nulidad de la ordenación sacerdotal. Dibujo de sacerdote sonriente y revestido con una casulla rojaLa cuestión que estoy planteando aquí se refiere a aquellos varones en los cuales parecen concurrir todos los requisitos necesarios para ser ordenados, pero que -pasado un tiempo- se descubre que no era así... O, lo que es peor, no llega a descubrirse nunca.

Tomaremos como base el estudio de J. San José Prisco. Se trata de una actualización de un estudio anterior del mismo autor. También puede consultarse con provecho el erudito artículo de A. González Martín.

Para que el sacramento del orden sea válidamente recibido, es necesario que:

  • El ministro que administre el sacramento sea obispo
  • Se observen los ritos esenciales del sacramento
  • El sujeto:
    • sea varón
    • esté válidamente bautizado
    • tenga intención de ser ordenado (libertad)

Nulidad de la ordenación sacerdotal

Si falta una de estas condiciones, el sacramento no habría sido válidamente administrado. Por consiguiente, el sujeto en cuestión no sería sacerdote. El problema radica en que este hecho sería con toda probabilidad ignorado por los fieles que le fueran encomendados. Siendo también ignorado por sus superiores e incluso por el propio sujeto.

Fotografía que representa el efecto dominóLa primera condición es más complicada de lo que parece, dado el efecto dominó que puede producirse en este proceso. Pero no nos detendremos en ella.

Tampoco entraremos en las cuestiones referentes al rito, la condición de varón del candidato o la validez del bautismo recibido.

Nos centraremos en la última cuestión que es la tiene una mayor complejidad. Resulta llamativo que, cuando se habla de la necesaria "intención", la cuestión se limite a una posible falta de libertad. Esta falta de libertad podría venir dada por:

  • Algún modo de violencia externa
  • El miedo grave (que no siempre sería causa de nulidad)
  • La amencia u otra enfermedad psíquica como causas que no necesariamente hacen nulo el sacramento, pero que sí impiden gravemente su ejercicio.

2.  La "intención" como requisito para la recepción válida del sacramento del orden

Llama mucho la atención que el legislador se limite a estos casos tan extremos. Extremos en el sentido de que la falta de libertad no sería atribuible al sujeto. Es importante señalar que la recepción de un sacramento no es una cuestión meramente jurídica.

Nulidad de la ordenación sacerdotal de presbíteros que están ejerciendo su ministerio

Y es preciso insistir en el hecho de que, si un sacramento es nulo, no lo es a partir del momento en el que se reconoce o declara su nulidad, sino que es nulo se incoe o no dicha nulidad.

Veamos esto con el tema del matrimonio que nos resulta mucho más familiar. Conocemos algunas parejas que han obtenido la nulidad de su matrimonio. Sabemos también de muchas otras que no han solicitado dicha nulidad. Bien podrían ser nulos muchos matrimonios que no se han disuelto por miedo o interés. Y también otros que no piden la nulidad, porque les basta con el divorcio. ¿Significa esto que los únicos matrimonios nulos son aquellos que han solicitado y obtenido dicha nulidad? Evidentemente no. Muchos matrimonios nulos nunca serán declarados tales porque -por cualquier razón- nunca fue solicitada la declaración de su nulidad.

Pues bien, dado que, en el caso del sacerdocio, la nulidad no parece tener ninguna ventaja sobre la simple pérdida del estado clerical, es fácil comprender que sea extremadamente infrecuente la declaración de nulidad  de la ordenación sacerdotal. Esto no garantiza, ni mucho menos, que sean igualmente infrecuentes las nulidades de facto.

Posibles causas de nulidad de la ordenación sacerdotal

Rechazo manifiesto del celibato, previo a la ordenación

Niña de meses y con gesto pensativoVolvamos a nuestra comparación con el matrimonio. Una posible causa de nulidad es ignorar o, peor aún, rechazar las connotaciones del matrimonio católico. Por ejemplo la indisolubilidad. ¿No habría un claro paralelismo con aquellos seminaristas que, previo a su ordenación, no tienen intención de guardar el celibato?

Se podría responder que la indisolubilidad es esencial al matrimonio, mientras que el celibato no es esencial al orden sacerdotal. No es éste el lugar para analizar un asunto que es más complejo de lo que puede parecer. Baste decir que, si en este momento el celibato es una condición para el sacerdocio católico, alguien que tenga la intención (incluso abiertamente declarada) de no cumplir con dicha condición, parece bastante claro que su "intención" de recibir el sacramento se vería fuertemente comprometida.

Falta de madurez humana

Y, ¿qué pasa con la madurez humana? ¿Acaso es necesaria para recibir válidamente el sacramento del matrimonio, pero no lo es cuando se trata del sacramento del orden? ¿Alguien incapacitado para asumir las responsabilidades inherentes al matrimonio puede ser considerado capaz para asumir la responsabilidad de los fieles a él encomendados? ¿Acaso alguien incapaz de una relación afectiva satisfactoria puede ser considerado apto para recibir válidamente el sacramento del orden?

Falta de fe o desprecio de los sacramentos

Pero, más allá de estas cuestiones, la cuestión fundamental es ésta: ¿se puede decir que existe verdadera "intención" en aquellos casos en los que falta la fe o en la que hay un claro desprecio de los sacramentos?

Dibujo de buho posado encima de un libroVolvamos a la comparación con el matrimonio. Se puede argumentar que muchos católicos reciben el sacramento del matrimonio sin una preparación adecuada.  La ordenación sacerdotal, en cambio, supone unos estudios de Filosofía y de Teología que duran al menos cinco años. Esto es cierto. Sin embargo, la fe es algo que no tiene nada que ver con los estudios cursados. Ocurre con frecuencia que el sujeto se atrinchera en sus ideas preconcebidas acerca de la fe, de la Iglesia o/y del sacerdocio, haciéndose impermeable a la formación que recibe. En estos casos, el estudio no supone una preparación al sacramento, sino unas herramientas a ser usadas en beneficio propio. La formación provee al sujeto de las "respuestas correctas" que debe dar a sus formadores para ser admitido a las órdenes.

3. Las graves consecuencias que esto tiene para la vida de la Iglesia

Es preocupante que la nulidad del sacerdocio se estudie únicamente desde el punto de vista del Derecho Canónico que, en definitiva, es el punto de vista del sacerdote inválidamente ordenado. Desde dicho punto de vista es razonable indicar que, en caso de duda, lo mejor es reducir al sujeto al estado laical o, como se prefiere ahora, "pérdida del estado clerical".

Desde el punto de vista del sujeto, la nulidad y la pérdida del estado clerical tienen consecuencias similares. No sucede lo mismo con las personas que, por ejemplo, estuvieron asistiendo con regularidad a las eucaristías celebradas por este supuesto sacerdote.

Si el sujeto fue en su momento válidamente ordenado, pero después -por los motivos que sean- perdió su condición de clérigo, ésa es una cuestión que pertenece exclusivamente a su conciencia y no hay más que hablar. Pero si el sujeto no fue válidamente ordenado, entonces no celebró ninguna eucaristía, ni perdonó los pecados a nadie, etc.

Porque, si una ordenación ha sido nula, también son nulos todos los sacramentos administrados por el falso sacerdote (salvo el bautismo, que es válido aunque el ministro no sea sacerdote).

Dadas las actuales circunstancias, es en extremo relevante una respuesta no tanto jurídica, cuanto teológica a las consecuencias que una ordenación nula tiene para los fieles cristianos que aquí son, una vez más, los grandes olvidados.

4. Respuesta medieval a una cuestión diferente

PantocratorEn el siglo XIII, y referente a la validez de los sacramentos, surgió la cuestión de la moralidad de los sacerdotes. ¿Cómo puede transmitir la gracia alguien que no está en gracia? ¿Qué pasa si yo recibo un sacramento de la mano de un sacerdote indigno? La respuesta fue muy clara: Los sacramentos confieren la gracia "ex opere operato". Es decir, "por causa de la obra realizada". Esto significa que la eficacia del sacramento no proviene de la santidad del ministro, ni de la fe de quien recibe el sacramento, sino única y exclusivamente de la obra redentora de Cristo. El único que puede realizar la Salvación es Él.

Esto ha sido muchas veces malinterpretado, como si el sacramento actuase de forma automática y al margen de las personas que intervienen. Esto no es así y el "ex opere operato" debe ser entendido a la luz del "ex opere operantis" ("acción de quien actúa"). La Salvación es obrada por Cristo, pero no sin nosotros. Por parte del ministro, se requiere que tenga intención de hacer lo que hace la Iglesia. Por parte de quien recibe el sacramento, que no ponga obstáculo a la gracia.

 5. Como ovejas sin pastor

Última cena. Cuadro de Juan de JuanesEsta solución no es extrapolable a la cuestión que planteábamos al principio, pero sí debería suponer al menos un estímulo para un debate doctrinal en torno a una cuestión cuya urgencia no se puede ocultar sencillamente ignorándola.

Si en otros tiempos la moralidad de los sacerdotes tal vez no fuera mejor que la de ahora -entonces era más fácil pecar sin que nadie se enterase-, la fe, en cambio, era algo socialmente compartido. Hoy en día, sin embargo, es fundamentalmente la fe lo que se echa en falta y esta falta de fe alcanza a todos. De aquí la duda razonable acerca de la validez de no pocas ordenaciones (por falta de "intención" en el sujeto) y que esta duda se extienda también a la validez de muchos sacramentos administrados por verdaderos sacerdotes, cuando hay razones suficientes para dudar de lo que algunos entienden por intención de "hacer lo que hace la Iglesia", por ejemplo en el momento de celebrar la Eucaristía.

No hace falta decir que esto deja a los fieles cristianos en una especial situación de desamparo. Que a nadie le quepa la menor duda de que, aunque el éxodo de fieles tiene múltiples causas, ésta no es ni mucho menos la menor de ellas.

Declaración de nulidad del matrimonio católico. Fotografía del Papa FranciscoEl Papa acaba de publicar dos cartas apostólicas en forma de Motu Proprio. Una de ellas destinada a los fieles de la Iglesia oriental: Misis et misericors Iesus. La otra, que es de la que vamos a hablar aquí, modificará el Código de Derecho canónico respecto a la declaración de nulidad del matrimonio católico.

Mayor agilidad en la declaración de nulidad del matrimonio católico

Hablamos del motu propio Mitis iudex Dominus Iesus. Esta reforma tiene por característica fundamental una simplificación que ahorra tiempo y costes en la anulación del matrimonio católico.

Dibujo de un cardenalLa reforma, sin embargo, tiene una segunda consecuencia importante. Los obispos diocesanos van a tener un papel fundamental en los juicios de nulidad. Podrán juzgar por sí mismos cuando el caso sea evidente. Y podrán delegar cuando a ellos no les sea posible. Los obispados dispondrán de sus propios tribunales para juzgar de estas causas.

Queda abolida la sentencia de doble conformidad. Así pues, la sentencia afirmativa no recurrida será ejecutiva ipso facto. Hasta ahora era necesaria en cualquier caso una segunda sentencia.

La sentencia podrá ser recurrida a la Sede Metropolitana (arzobispado del que el obispado depende). Por lo que respecta a las Conferencias Episcopales, deberán ser sobre todo impulsoras del "ansia apostólica por llegar a los fieles dispersos", pero siempre respetando “el derecho de los Obispos de organizar la potestad judicial en la propia Iglesia particular”. Finalmente, siempre queda el recurso a la Sede Apostólica (Roma).

Reducir el número de recursos para la declaración de nulidad del matrimonio católico

Dibujo de corazón roto y con una tiritaLa declarada intención es reducir el número de recursos. Esto evidencia el convencimiento de que un gran número de solicitudes serán resueltas afirmativamente por las respectivas diócesis.

Esto significa, en definitiva, dar facilidad para la declaración de nulidad del matrimonio católico.

Se espera limitar así el tiempo de espera a un año como máximo. El Papa ha insistido en que deberán ser gratuitos. Aunque ha dicho también que se remunerará justamente el trabajo de las personas que se dediquen a ello. En cualquier caso, la reducción del tiempo y de los trámites debería abaratar los costes de manera drástica.

El Papa es consciente de que esto puede enviar un mensaje equívoco a personas poco conocedoras de la doctrina de la Iglesia y llevarlas a pensar en una especie de "divorcio" católico.

No anulación, sino declaración de nulidad del matrimonio católico

Órgano (instrumento de viento)Ante esto, es necesario decir que el matrimonio católico es indisoluble. "Nulidad" no es lo mismo que "anulación". Anular es dejar sin efecto. En cambio, declarar la nulidad del matrimonio es declarar que dicho matrimonio nunca existió. Lo que el obispo va a declarar no es que los miembros de la pareja "ya" no están casados... sino que nunca lo estuvieron, que es distinto.

Para que un matrimonio sea válido tiene que ser "rato" y "consumado". En algunos pocos casos el matrimonio puede ser nulo porque no ha sido consumado. Así sucedería, por ejemplo, si se demuestra que el varón ha sido siempre impotente. También sería nulo si, por ejemplo, el matrimonio fue fingido y nunca se consumó.

No obstante, el motivo más frecuente de nulidad está en la falta de consentimiento. Si, en otros tiempos, la falta de consentimiento podía venir motivada por la falta de libertad de alguno de los contrayentes (matrimonios concertados o novios amenazados), hoy en día el problema es básicamente la falta de fe o una comprensión inadecuada de lo que es el matrimonio católico.

Anillos Boda
Anillos Boda

Dice así Monseñor Luis Francisco Ladaria: "En los últimos tiempos surge la duda, que parece fundada, de que si todos los que se casan en la Iglesia conocen suficientemente estas enseñanzas y, por lo tanto, de si su consentimiento se refiere verdaderamente a ellas. De no ser así, su matrimonio sería nulo, es decir, no existiría de hecho. Y precisamente porque hay esta duda muchos deseaban ofrecer un medio rápido pero de confianza para resolverla y contribuir a pacificar la conciencia de muchos católicos''.

¿Pueden los pastores esperar impasibles que los matrimonios fracasen para declarar nulo aquello mismo que ellos bendijeron?

Esta reflexión suscita, sin embargo, dos cuestiones más allá de la medida paliativa propuesta por el Papa:

  1. Si la Jerarquía de la Iglesia es consciente de que muchos de los matrimonios que hoy se celebran son nulos porque los contrayentes desconocen -o rechazan- lo que significa el sacramento del matrimonio, ¿no se debería poner solución en origen, es decir negando el sacramento allí donde no se den las debidas garantías?
  2. El hecho de obtener la nulidad matrimonial no debería ser dispensa automática para poder contraer nuevo matrimonio. Las causas esgrimidas para la anulación del primer matrimonio bien podrían causar la nulidad del segundo.

Es un hecho que la intención es claramente pastoral. En primer lugar está el hecho de las personas divorciadas y vueltas a casar por lo civil. A estas personas se les está negando la comunión. Con esta reforma se resuelve ese problema. También se resuelve otro problema ligado a él: la sensación que todos teníamos de que, con paciencia y medios para pagar un buen abogado, la nulidad se la daban a todo el mundo.

Sin familias cristianas la Iglesia tiene los días contados

Dibujo de niño pensativo. Encima una frase que dice así: "De mayor quiero ser como esos cristianos que no salen en la T,V,"Pero hay otro problema que es más importante y que yo creo que subyace en todo esto. Se trata de la desbandada general de la Iglesia que se plasma de forma dramática en la falta de vocaciones. Durante muchos años -más de los que yo puedo recordar- la atención de la Iglesia se ha centrado en los niños. No se ha tenido suficientemente en cuenta que, para que el cristianismo cale verdaderamente en la sociedad, es necesaria la existencia de adultos que se tomen su fe en serio. Si la enseñanza recibida en la Iglesia no se corresponde con lo que el niño ve en su casa y en la sociedad en la que vive, dicha enseñanza está condenada al fracaso.

Parece ser que finalmente la Iglesia es consciente de que, sin familias cristianas, la Iglesia se viene abajo.

Se trata de un gran paso, ciertamente. De un paso que necesitará mucho más que la regularización canónica de un buen número de matrimonios civiles de cónyuges divorciados.